La mayoría cree que la fiesta de Halloween viene de Estados Unidos, y que los europeos son los auténticos imitadores. Pero lo cierto es que no es así. Son los americanos estadounidenses los principales imitadores de la fiesta, cuyo origen es irlandés, que se han apropiado de algunas antiguas tradiciones europeas para después “devolverlas” transformadas como si fueran suyas. Unas de estas fiestas es la de Halloween, que se celebra la noche del 31 de octubre como víspera del Día de todos los Santos.

Halloween tiene sus raíces en el antiguo festival celta, conocido como Samhain, que significa “fin del verano”. El festival se celebra al terminar la temporada de cosechas en Irlanda para dar comienzo al nuevo año celta, coincidiendo con el solsticio de otoño. En este sentido, la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, se creía que los espíritus salían para relacionarse con los vivos y acudir a fiestas y ritos sagrados. Además, se tomaba como algo natural colocar una vela encendida en las ventanas para que los muertos encontrasen su camino, y se pudiesen relacionar con los vivos.

Queda claro así que el origen de esta terrorífica festividad es irlandés. La palabra “Halloween” viene del siglo XVI y se cree que tiene su nacimiento en Escocia (“All Hallow’s Eve”, víspera de Todos los Santos). A Estados Unidos llegó en 1840 y fueron unos inmigrantes irlandeses los que llevaron la fiesta al otro lado de Océano.  El primer desfile tiene tuvo lugar en Minnesota, y poco a poco, en los años 70, gracias a la televisión y, sobre todo, al cine, Halloween obtuvo una importancia notoria en Estados Unidos.

A raíz de eso, los americanos se han hecho con la festividad y la han vendido a los europeos como propia. En Sport K nos gusta contarte las verdaderas historias, por lo que queremos saber tu opinión acerca de este cuento. ¿Celebras Halloween? ¿De qué te vas a disfrazar este año? En Sport K estamos abiertos a cualquier susto y bienvenida… Pero, ten cuidado, que nosotros también sabemos dar miedo…