FOTO: www.sansebastianturismo.com

Son muchas las sorpresas que estamos viviendo los últimos días en Donostia. Las calles ya han empezado a vestirse de luces y adornos navideños, y nos hemos encontrado con más de una sorpresa. La primera de ellas y la más llamativa ha sido la gran esfera de cristal luminosa que se sitúa en la plaza Cervantes, que se ve acompañada de 547 arcos, figuras y farolas que se encendieron el pasado viernes 3 de diciembre.

Ese mismo día, disfrutamos en Donostia de un acto espectacular con motivo de la inauguración del encendido de las luces de la ciudad en la plaza Cervantes, pudiendo quedarnos boquiabiertos con la enorme esfera que envuelve de luz a la escultura de Don Quijote. Al mismo tiempo, Donostia ya ha empezado a disfrutar de los 547 arcos, figuras y farolas que recubren todas las esquinas de la capital guipuzcoana.

Según el Diario Vasco, esta cantidad de adornos navideños significa un 20% más que en 2015, “ya que se ha ampliado a nuevas calles del centro y los barrios, pero con menor consumo energético”. Al haber más luces, se repiten los lugares de los años anteriores pero también se han sumado otros rincones de Donostia que en estos momentos iluminan el ambiente navideño. Si estás por aquí cerca, no te olvides de descubrir los 547 adornos navideños de este año.

Asimismo, Donostia abarca otra novedad muy interesante. Hablamos del “Gran mercado de Navidad”, organizado por la sociedad municipal Fomento de San Sebastián entre los días 5 de diciembre y 7 de enero. Se basa en la composición de 30 casetas engalanadas donde podremos ver y comprar productos navideños. Una actividad muy tradicional en muchas de las ciudades del centro y norte de Europa. No solo tenemos este mercado, sino que los de toda la vida de Donostia seguirán dando guerra de manera positiva: son el mercado de los productos locales, de flores, de artesanía o de vino.

La Navidad en Donostia no se reduce a la iluminación y mercados, sino que nos esperan muchas actividades para hacer en familia, también para que disfruten los más pequeños, y por supuesto, una gastronomía de calidad para todos los gustos y personas. Eso sí, en Donostia y en Sport K.

¡FELIZ NAVIDAD!